Leer

Las personas sordas conformamos un grupo social complejo que está sometido a múltiples visiones y consideraciones

Tradicionalmente podemos resumir la conceptualización de las personas sordas en dos:

El primer punto de vista, al que se ha denominado clínico, engloba aquellas concepciones que toman como referencia el déficit de audición y la intervención rehabilitadora, y que ponen el énfasis en la patología y en sus repercusiones en el desarrollo.

El segundo punto de vista, un punto de vista cultural, comprende la sordera como un fenómeno sociocultural desde el que se considera a las personas sordas como un grupo social minoritario con una lengua, una historia y una cultura propias.

No podemos permitir seguir en la dicotomía de tener que elegir entre una u otra postura, sin ser conscientes de que, anular una de las dos esferas, nos lleva a tener una visión sesgada de la complejidad del individuo.

Tanto desde un campo como desde el otro, se ha ido avanzando hasta encontrar puntos de encuentro que pretenden lograr objetivos comunes, se acepta el espacio común como intersección de dos posturas enfrentadas a lo largo de la historia y se supera las posturas sesgadas que no reflejan la multidimensionalidad de las personas sordas.


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política